El león sigue rugiendo...

La tecnologí­a al servicio de los monoplazas.

El león sigue rugiendo...

Mensajepor Joselo » 17 Enero 2013, 22:50





Si bien no fue un monoplaza de G.P. y menos aún un F1 y aunque me tomo el atrevimiento de publicarlo en ésta sección sobre técnica, se trata de una historia apasionante ya que existen casos en que no basta con detallar técnicamente una máquina, ya que a veces ese conglomerado de aleaciones encierra múltiples historias que es muy difícil resumir, además, por otra parte, a veces las máquinas (como en este caso), son creadas para proseguir con otra historia a la cual está intrínsicamente ligada y ese es el caso del Napier-Railton / Lion 24.0 W12 diseñado por Reid A. Railton & Gurney Nutting cuando nacía la década del '30.

En 1907 se terminó de construir la pista de Brooklands, por encargo de H. F. Locke King a un costo de 150.000 libras esterlinas de la época... durante unos 30 años, hasta la II Guerra Mundial, fue el escenario de las competencias mas importantes que hayan ocurrido en una de las genuinas “cunas” del automovilismo mundial : Gran Bretaña.

La idea de King al construir Brooklands fue facilitar un lugar apropiado a la industria automotriz inglesa para testear sus productos sin restricciones... la pista, ubicada entre Weybridge y Byfleet, tenía un perímetro de unos 40.000 metros y dos curvas de enlace tan peraltadas que resultaba casi imposible treparlas a pie :shock: ... un lugar indicado para que toda máquina pudiera girar absolutamente a fondo, ayudándose a mantener su velocidad en las curvas sacando provecho del peralte cóncavo de las mismas, siendo escenario de pruebas y carreras de todo tipo, tentativas de récords y sobre todo, de carreras de velocidad pura en el trazado perimetral.

Imagen
El Napier-Railton circulando por los enormes peraltes de Brooklands.

John Cobb era una persona de muy sólida posición económica, un conductor que empezó como uno de tantos amateurs de principios de siglo XX, y terminó obsesionado por la velocidad hasta límites insospechados, dedicado al negocio de la peletería, y desde sus comienzos no vaciló en gastar lo que fuera necesario para conseguir el medio que le permitiera girar lo mas rápido posible en el “anillo” externo de Brooklands. Así comenzó compitiendo con un veterano Fiat de tracción a cadena, pasó luego a competir con un Delage V12 de 10.500 cm3, y convertido ya en figura hacia 1932, imaginó una máquina especial, una especie de “roadster” que fuera capaz de obtener el récord absoluto de la vuelta a Brooklands, y otros no menos codiciados por aquellos tiempos, como los récords mundiales de velocidad para 1 hora y para 24 horas de marcha en circuito cerrado.

Era indispensable contar con un gran motor y un chasis robusto capaz de soportarlo y hacer un motor especial era algo fuera de los cálculos, tanto por tiempo como por dinero y por otra parte, aunque “the honest John” (como llamaban a Cobb sus íntimos) tuviera una idea muy precisa de lo que quería, no contaba con los conocimientos técnicos suficientes como para hacerse su auto por si mismo y tendría que mandarlo a hacer, invirtiendo mucho dinero sin posibilidades de regreso, por cuanto los premios monetarios eran realmente exiguos.

Imagen
Vista delantera y trasera.

La totalidad del proyecto fue puesta por Cobb en manos de Thompson & Taylor Ltd., de fama mundial por aquel entonces en ingeniería automotriz de todo tipo con base en Brooklans mismo, y la responsabilidad recayó en la persona del Jefe de Ingenieros de la firma, un tal Reid A. Railton. El primer paso de Railton fue seleccionar un motor apropiado de entre los tantos disponibles, y una idea de lo que se traía en su cabeza fue dada por la compra de un viejo motor Railton Lion de aviación... Railton pensaba construir alrededor de ese motor un auto lo suficientemente robusto como para desarrollar unos 250 Km/h para la vuelta de Brooklands.

El motor Lion, utilizado en la I Guerra Mundial, tenía 12 cilindros en tres hileras de 4, una central, y las otras dos a 60° con respecto de la primera y en base a medidas unitarias de 139.7 x 130.2 por cilindro se iba a los 23.370 cm3 de cilindrada total, conservando las características de su diseño para uso aeronáutico, entre ellas, aparte de una enorme confiabilidad, la de otorgar sus mejores prestaciones a apenas 2.000 r.p.m. a través de un embrague Borg & Beck de plato único y una caja de tres velocidades y reversa marca Moss... esta caja era muy pequeña, porque la 1° y la 2° velocidades no tenían otra misión que ayudar al Napier-Railton a ponerse en movimiento.

Imagen
Motor.

La potencia era transmitida al tren trasero por una barra Hardy Spicer, y el diferencial flotante era de tan cuidadosa construcción, que se decía que había costado muchas libras esterlinas, con su propio depósito de aceite construido en electrón... la relación era 1.66 a 1 y la totalidad del eje trasero se suspendía por un sistema cantilever con dos pares de elásticos por lado. El gran aparato rodaba sobre ruedas Rudge con rayos, calzado con neumáticos Dunlop 35 x 6 lisas, sin dibujo ni ancorizado alguno (genuinas “slick”), y debido a que las detenciones en el box estarían condicionadas por el consumo de neumáticos, el Napier-Railton fue dotado de un depósito de combustible de 65 galones ingleses (más de 270 litros), mas un depósito interno de lubricante de 15 galones ingleses (más de 68 litros). La carrocería fue un diseño de Gurney Nutting, con el habitáculo hacia el exterior del peralte (tal como serían diseñados los “roadster” de Indianápolis en la década del ’50), y en previsión de futuras tentativas de hacerlo girar de noche (cuando buscase récords de 24 horas), el auto tenía previsto todo lo concerniente a iluminación y hasta contaba con radio-intercomunicador.

Comenzó su saga de participaciones durante 1933.

Imagen
Vista de planta y perfil.

De todas formas vale aclarar (en primer lugar) que se ruega que quien se interese por esta máquina, no se pierda el leer sobre dicha campaña, pues fue apasionante (y en segundo lugar) y sólo para culminar la nota, se hará mención a los días en que este glorioso auto culminó dicha campaña deportiva.

Paradójicamente, Cobb encontraría la muerte tratando de batir un récord mundial de velocidad en el agua, durante 1947... mientras, el ya viejo Napier-Railton, salvado de los bombardeos alemanes en un recinto usado por Thomson & Taylor para preservar pertenencias de valor, poco a poco fue cediendo ante los embates de la adversidad, sufriendo como los caballos de los cuentos de nuestra infancia, apaleaduras y humillaciones tras haber dado lo mejor de sí... vejado en su enorme y gigante dignidad, fue usado, disfrazado, metido al mar y hasta llenado de fuegos de artificio para simular explosiones, todo en haras de la cinematografía, siempre tan “escrupulosa” en lo que se refiere a pagar un buen precio por lo que se quiere, para manosearlo a gusto... mutilado y reformado, lleno de cicatrices, fue a parar a un aeródromo, donde un fabricante de paracaídas le quitó hasta los últimos alientos testeando sus productos, y entonces sí, cuando estuvo viejo, golpeado, podrido y barato, se puso al alcance de los que lo recordaban con cariño, que recién estas personas pudieron recuperarlo, reconstruirlo y volverlo a poner en condiciones originales, como está ahora... como ayer... como siempre debería haber estado.

Imagen
Ayer en las pistas, mostrando su poderío, hoy en el Brooklands Museum, mostrando su gloria y de vez en cuando haciendo rugir su patriarcal motor Lion, para que se sepa bien quién es el Napier-Railton.


Apuntes de texto Corsa / Imágenes Brooklands Museum y Autosport.
Imagen

¿El huevo o la gallina? ...
Una gallina es sólo la manera que tiene un huevo de hacer más huevos,
de tal forma que la gallina es un pretexto (imprescindible) para que existan los huevos.
Avatar de Usuario
Joselo
 
Mensajes: 6005
Registrado: 09 Marzo 2012, 21:41
Ubicación: Buenos Aires - Argentina

Re: El león sigue rugiendo...

Mensajepor ivigras » 23 Enero 2013, 18:19

Gracias Joselo, por la interesante historia de un "historico".
He's the master of going faster
George Harrison 1943-2001
Avatar de Usuario
ivigras
 
Mensajes: 3935
Registrado: 14 Abril 2008, 06:42
Ubicación: Guadalajara, Jalisco, México

Re: El león sigue rugiendo...

Mensajepor Joselo » 23 Enero 2013, 18:58

:wink: Salvador.
Imagen

¿El huevo o la gallina? ...
Una gallina es sólo la manera que tiene un huevo de hacer más huevos,
de tal forma que la gallina es un pretexto (imprescindible) para que existan los huevos.
Avatar de Usuario
Joselo
 
Mensajes: 6005
Registrado: 09 Marzo 2012, 21:41
Ubicación: Buenos Aires - Argentina

Re: El león sigue rugiendo...

Mensajepor CED » 23 Enero 2013, 20:44

Una maravilla poder leer estas notas en un foro. Un privilegio tener quien las suba hasta aquí. Gracias Joselo.
¡¡que lindo coche...!! De los diseños antiguos que más me han gustado.
CED
Imagen
Avatar de Usuario
CED
 
Mensajes: 9269
Registrado: 03 Junio 2009, 23:04
Ubicación: Santiago - Chile

Re: El león sigue rugiendo...

Mensajepor Joselo » 23 Enero 2013, 23:43

Gracias CED :wink: .
Imagen

¿El huevo o la gallina? ...
Una gallina es sólo la manera que tiene un huevo de hacer más huevos,
de tal forma que la gallina es un pretexto (imprescindible) para que existan los huevos.
Avatar de Usuario
Joselo
 
Mensajes: 6005
Registrado: 09 Marzo 2012, 21:41
Ubicación: Buenos Aires - Argentina


Volver a Técnica Fórmula 1



¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: 0 usuarios registrados y 3 invitados